15 de febrero de 2018

Año nuevo chino 2018: el Perro de Tierra

Imagen web

Como la mayoría de quienes se interesan por los distintos "clanes" humanos y las visiones antiguas que los engloban saben, mañana
16 de febrero de 2018 comienza oficialmente el Año del Perro de Tierra. Para los chinos, la fecha que da inicio al calendario no es nunca un día prefijado, sino que al tratarse de una cuenta lunar, depende de la primera luna nueva -o novilunio- que caiga más próxima a lo que ellos llaman 立春 lìchūn, "comienzo de la primavera" (del hemisferio norte, claro).

Cada año, los Diez Troncos Celestes (o sea, cinco elementos en sus versiones ying y yang) y las Doce Ramas Terrestres (los "animales" de la tradición oriental) se combinan entre sí en una dupla de signo y energía que da lugar a un ciclo mayor de sesenta años. Es por eso que, de acuerdo a una secuencia que inicia siempre con la Madera Yang y concluye con el Agua Ying, este año en particular será regido por el elemento Tierra Yang que acompaña al undécimo signo del Perro.

Respecto de esta explicación, me gustaría destacar que Júpiter es el planeta que conecta las visiones de Oriente y Occidente, de manera simbólica. Esto es así puesto que existe cierta correspondencia entre los doce años que el gigante gaseoso recorre el zodíaco, y los doce años que tarda cada animal en volver a reinar. Si bien las fechas no suelen ser exactas, se sabe que a cada signo chino le corresponde un movimiento jupiterino: por ejemplo, los años del Perro coinciden con el paso de Júpiter por Escorpio.   

Aclarado esto, quiero expresar mis mejores deseos a cada una de las doce tribus, sea que, según los expertos en la materia, se lleven en buenos términos con el Perro, o no. Sin dudas, este no vendrá a esconder la cabeza, como podría inferirse en la imagen; sino que con sus ladridos -y a veces, gruñidos- nos mantendrá alertas y vigilantes. El Perro es inquieto hasta el cansancio, y siempre hurga y olfatea en pos de la justicia y en defensa de los más desamparados, que es a lo que su naturaleza aspira. 

Que sea un feliz tránsito para todos, con el apoyo de la Tierra que siempre está dispuesta a brindarnos lo que haga falta para concretar nuestros proyectos; si sabemos arremangarnos y ponemos lo mejor de nosotros a la hora trabajarla.

¡Bendiciones y bella vida!

      


8 de febrero de 2018

Eclipse Parcial de Sol - Febrero 2018

Fotografía propiedad de Jimmy y Linda Westlake (ilustrativa de un eclipse parcial de sol)


El año calendario que aún estamos estrenando trae consigo una seguidilla de eclipses que superará a la del 2017; como dato extra, uno de ellos, el del 13 de julio, tendrá como novedad la incorporación del eje Cáncer-Capricornio, que nos habla de contención y estructura del Ser en desarrollo. Sin embargo, el que nos concierne por su proximidad es el del próximo 15 de este mes, que insiste en la integración del eje Leo-Acuario (sí: los ciclos de eclipses se mueven "al revés" del sentido tradicional del zodíaco). Podrá verse en la mayoría de provincias argentinas, en horarios cercanos a la puesta de sol . 

En la entrada sobre el eclipse del pasado agosto decía que la intención de esta dupla complementaria era poner en evidencia aquella autenticidad capaz de manifestar el núcleo de nuestra esencia (de qué manera lo hizo en cada quien, podrán, queridos cosmonautas, explayarse en los comentarios si lo desean). A lo largo de los seis meses que siguieron después, hubieron situaciones externas o internas que iluminaron partes en sombra de nuestra personalidad para que tomemos consciencia de ellas, de cara a una sana integración.

La lunación situada en Leo brindó la capacidad de auto-enfocarnos en lo que no era parte vital de nuestro Ser; mientras que Acuario, desde la otra orilla, fue abriendo la posibilidad de romper con esos apegos o mandatos adheridos a expresiones que por mucho tiempo creímos propias. Así, se fueron configurando los acontecimientos, que, por si fuera poco, sumaron la profunda e incansable búsqueda de un Júpiter en Escorpio y el final de los teoremas con Saturno en Capricornio, ambos ingresados en el último trimestre de 2017.    

De vuelta al presente, con la "comunión" Sol-Luna que tendremos el día 15 llegará la contracara de todo este proceso. Dicho de otro modo, estará disponible una mirada objetiva y mucho más clara desde la que podremos comenzar a comprender el accionar recíproco de estos eventos en la vida personal y en los fenómenos colectivos que como especie generamos. A partir de esta comprensión es que asimilaremos mejor las experiencias de los meses ya transcurridos. 


Particularmente, el eclipse ocurrirá en el 28° grado de Acuario (27°07'). Según la reinterpretación de los símbolos sabianos de Dane Rudhyar en su libro "Un mandala astrológico", la imagen asociada es la de "un árbol talado y serrado para asegurar un abastecimiento de madera para el invierno". El comentario del autor sobre esta escena nos aclara un poco más las cosas: "Se relaciona con la capacidad humana, en la vida natural, de prepararse para el futuro y con la utilización de la fuerza física y la ingenuidad mental"

En resumidas cuentas, podemos intuir que el próximo ocultamiento de la luminaria estará cargado de energía de "futuro"; no sólo porque es Acuario el signo anfitrión, sino porque, precisamente en el 28° grado radica una capacidad previsora, -a nivel individual y colectivo-, que "...puede ser parte de un ritual bello y armónico impregnado de profunda significación". De aquí que en los meses post-eclipse, y hasta mediados de agosto, donde se volverá a repetir en este mismo eje zodical estemos incrementando el alcance de nuestra consciencia como grupo humano en cuanto a la naturaleza y sus recursos; así como se nos mostrará que la "fuerza" (el León) ha de estar al servicio de una visión superior (el Aguador) captada por la mente en reposo.     

Y con esto de la mente me quedo para añadir que Mercurio estará muy cerquita del evento, reforzando la idea expuesta arriba, así como lo manifestado por el símbolo. También, habrá sextil de Urano, como aspecto favorable del mismísimo dispositor del eclipse; y una cuadratura de Júpiter que nos estará alertando sobre posibles exageraciones y tendencias a chocarnos contra los excesos propios y ajenos. Por supuesto, aquellos con puntos sensibles (Sol, Luna, Ascendente, Medio Cielo, etc) en torno al sector de la rueda indicado, así como los otro miembros de la cruz fija (Leo, Tauro y Escorpio), funcionarán como receptores más fieles de las vibraciones y mensajes que el cielo reflejará para nuestra mayor comprensión de quiénes somos y qué hacemos en este plano. 

Bendiciones, y feliz tránsito a consciencia.          

    


        

5 de enero de 2018

A todos mis colegas...



A estas alturas, la gran mayoría de los aficionados e interesados en la Astrología sabe que los famosos Reyes Magos que viajaron desde oriente para recibir al Cristo encarnado eran, entre tantas otras cosas, astrólogos consumados; no por nada, venían siguiendo una estrella que pudo haber sido, después de todo, una célebre conjunción planetaria que no ocurre a menudo. 

Esta tradición de la visita, como muchas otras, degeneró en la entrega de obsequios materiales, perdiendo su significado sagrado durante los últimos siglos. Sin embargo, es un día para rescatar los preciosos dones divinos portados por la sabiduría cósmica para el Alma. 

Los astrólogos deberíamos concientizar este día como una celebración ante esos obsequios místicos para el desarrollo espiritual y, también, como recordatorio de la humildad y la entrega con la que debemos conducirnos en nuestra labor de intérpretes

¡Feliz y merecido día a todos los que contemplamos el cielo con asombro de niños!






23 de diciembre de 2017

Un saludo especial



Mis más sinceros saludos de paz, amor y renacimiento para la comunidad de Venus en Acuario; aquellos aficionados que siguen este espacio astrológico desde el primer día, y a los que se fueron sumando a los largo de estos seis años. También para los intermitentes y curiosos, y para los que están por venir... ¡Bendiciones y bella vida! 


18 de diciembre de 2017

Saturno en Capricornio 2017-2020: Reestructurando desde los huesos


Imagen web editada para Venus en Acuario


Las fiestas navideñas de este año nos traen un regalo excepcional: el regreso de Saturno a su signo de primordial regencia, Capricornio. Esperado por algunos, temido por muchos otros, el Señor del Umbral pisará fuerte su propia casa luego de casi 30 años de trabajo arduo por los once domos restantes, y la fecha señalada para tan ineludible compromiso será el día 20/12, en la madrugada de Buenos Aires. 

Así y todo, pese al cariz de inevitabilidad que a veces nos despiertan los acontecimientos del destino (palabra en extremo saturnina), tenemos que tener presente que la complejización de las sociedades humanas no ha pasado por alto la ciencia astrológica; más bien, esta se adaptó a esos cambios y hoy nos propone, entre tantas otras cosas, apreciar los panoramas por encima de toda dualidad. Con esto quiero decir que, más allá de mi visión personal de Saturno, (la cual, admito, no se ajusta a lo tradicional), existe una realidad que está ahí para mostrarnos las posibilidades de crecimiento y evolución que sí nos traen los desafíos.

Volviendo al tránsito que nos atañe en medio de la vorágine decembrina, el ingreso de Saturno en Capricornio marcará un antes y un después para muchos. Luego de este último período, en donde el planeta estuvo ajustando estructuras mentales, creencias y filosofías, se aproxima una etapa para abandonar las posturas teóricas y poner "manos a la obra", que es lo que más y mejor sabe hacer el Señor de los Anillos.

Durante su paso por Sagitario, tuvimos que presenciar o participar, -a veces forzosamente-, de posturas ideológicas rigidizadas que encontraron la manera de influenciar gracias a organismos estatales y gubernamentales que avalaron sus propuestas. Fue un período de lucha verbal, opiniones insalvables y dogmatismo que excedió lo religioso, hacia áreas políticas y culturales; todas ellas, sin embargo, ligadas a la vibración sagitariana. (Mencionando esto, no puedo pasar por alto ese trígono de Urano en Aries, que potenció la impaciencia y el atropellamiento de ideas). 

Por otro lado, es válido rescatar las visiones integradoras que este acontecer celeste nos dejó, así como la búsqueda de una verdad esencial a la que muchos nos embarcamos; si existe una posición que encierre la posibilidad de trascender el escepticismo a ultranza y dar con una fe inquebrantable, esa es Saturno en Sagitario.     

Pero el reloj de arena se volverá a voltear en breve, y el tiempo de hacer prácticos y funcionales los ideales fogosos del Centauro arribará. Saturno aborrece el caos, y obrará en nosotros lo necesario para que llevemos a término algo productivo con lo que tanto se dice, pero poco se hace. Será una etapa para no saltearse pasos, ni esperar inmerecidas recompensas que caigan de los cielos. Júpiter en Escorpio dará una tónica más espesa e intensa a todo esto. El uso (y abuso) de poderes será la gran tentación. Sin embargo, Capricornio siempre busca el camino más largo, así no sea el de los resultados más rimbombantes. 

Lo antedicho viene a ser reforzado por un tránsito al que casi podríamos decir que nos acostumbramos: el de Plutón en Capricornio. De pronto, el Señor del Umbral hallará que su casa no estuvo deshabitada durante los ulteriores diez años, y tendrá que ponerse de acuerdo con su inquilino sobre las reestructuraciones que estuvo obrando. Será una cita que nadie se podrá perder, pues la conjunción se efectuará en algún ámbito de la carta natal de todo ser humano encarnado. 

En lo referente a la salud, habrá que prestar atención al sistema óseo en general, y cuidarse de querer avanzar demasiado rápido, o de no querer avanzar del todo en la vida, ya que las rodillas, como punto regido por el Macho Cabrio, serán los principales receptores de la falta de flexibilidad de cada quien. También la dentadura puede aparecer como centro de reajustes que hayamos estado esperando, o que, precisamente, se hayan postergado.

Haciendo enfoque sobre la vivencia particular de los signos, aquellos de cualidad Cardinal serán quienes deban tomarse mucho más en serio las recomendaciones y estar íntegros para recibir las exigencias de Saturno. Empezando por el protagonista en cuestión, habrá impulsos (o empujes) hacia una refundación estructural en lo que refiere al cuerpo, las decisiones y la auto-afirmación. Los nativos de Capricornio querrán aferrarse a sus viejos modismos; pero, si por alguna razón han dejado de ser realistas y consecuentes, Saturno se los hará notar desde lo más esencial. 

Aries y Libra sentirán la energía de choque al instante (de hecho, los del primer decanato pudieron haberla notado desde hace una semana). El primero, tendrá la posibilidad de concretar logros, siempre que se esfuerce y no sea prepotente con la autoridad; el segundo, deberá reunir toda su diplomacia para no tomar actitudes intransigentes con sus allegados. 

Cáncer tendrá una gran oportunidad de crecer y madurar, dos palabras que prefiere evitar, pero que no podrá desoír esta vez. Tendrá que evitar enfrentamientos y reubicar su percepción del lado paterno de la vida. La tendencia será que los vínculos le espejen sus conductas infantiles, o se las hagan notar. 

Para los compañeros de elemento, Tauro y Virgo, las prometidas recompensas a sus esfuerzos llegarán sin prisa y sin pausa. Hay posibilidades de crecimiento constante y parejo, sobre todo en áreas de disfrute personal, estudios académicos, y consolidación de una identidad. Escorpio y Piscis tendrán buen apuntalamiento para asentar sus bases, por lo general inestables debido al elemento Agua, que vendrá a manera de diálogo, comprensión y proyección saturninas, en ámbitos más bien sociales. 

El resto de los signos estarán abordando ajustes laborales y de salud en general, y recursos e inversiones (Leo y Sagitario); o ahondando en las profundidades del ser para poner orden, así como preparándose para un largo período de disolución de viejas estructuras obsoletas (Géminis y Acuario). 

IMPORTANTE: Para cualquier tránsito general, recuerden leer siempre el signo solar, tanto como el del ascendente natal. También, debe tenerse en cuenta si hay muchos planetas en un mismo signo; así como los puntos álgidos, que ocurrirán de acuerdo a los diferentes decanatos de nacimiento.  

   
              
    




12 de diciembre de 2017

Recuerdos del Taller de Diciembre 2017

Estas son algunas imágenes de lo que estuvimos compartiendo la semana pasada en el Taller de Sincronario Maya - Sellos y tonos. Se movió muchísima energía que activamos a través del contacto profundo con cada uno de los glifos y tonos de creatividad. En el "tiempo del no tiempo" nos acompañó un Mago Cristal (14.12), con sus peripecias cronológicas. La Naturaleza y el Arte se hicieron presentes a través de todo el encuentro.   












Y tuvimos la mejor compañía: La naturaleza no podía faltar al encuentro.




30 de noviembre de 2017

Mercurio Retrógrado en Sagitario - Tiempo de pulir las saetas


Imagen web


El inquieto Mercurio entrará en su tercer fase retrógrada anual, y esta vez lo hará desde Sagitario; más precisamente, desde el grado 30°, es decir, el último grado del signo. Esto tendrá lugar a partir del domingo 03/12 hasta el viernes 22/12, donde se pondrá directo nuevamente hacia la noche. 

Podríamos tomar este tránsito, que ocurre todos los años, aunque en diferentes signos y, por ende, formando diferentes aspectos en la carta natal de cada quien; podríamos considerarlo, decía, como una oportunidad de revisar el impulso de nuestras palabras y pensamientos. ¿Qué los forma en nosotros? ¿Emociones mal canalizadas; deseos frustrados; necesidad de controlar o dominar las situaciones? 

Sería válido y muy interesante hacer el ejercicio de tomar nota mental o escrita de las palabras (y pensamientos) que utilizamos con mayor frecuencia. ¿Cuáles son? ¿Se consideran positivas, neutrales o negativas? ¿Cómo reacciona mi entorno ante ellas?... Un lindo trabajo para realizar de cara a las fiestas decembrinas, que siempre nos ayudan a remover lo que estaba estancado. 

Que esta retrogradación ocurra en el grado final del Centauro nos advierte de una potencia extra; una cualidad de búsqueda o desencuentro que, para muchos, tendrá un peso casi kármico. Lo importante será estar atentos en general a qué comunicamos, para qué lo hacemos, y si eso que estamos emitiendo, se transmite; pues, es causalidad, que el movimiento "hacia atrás" de este pequeño planeta ocurra el mismo día que la superluna llena en la polaridad Géminis-Sagitario.

Por supuesto, y rescatando algunas cuestiones válidas de la astrología tradicionalista, firmar papeles importantes, hacer trámites complejos, discutir temas peliagudos con hermanos, molestar por demás a los vecinos y lanzarse a viajes cortos (o largos) debería dejarse para las últimas semanas del mes, o ya para el 2018. Lo mismo vale para consultar a docentes o rendir exámenes; quienes decidan o deban hacerlo de todas formas, ármense de paciencia y apelen al viejo y fructífero camino del esfuerzo.
La excepción serían aquellas personas que ya tengan a Mercurio retrógrado en su carta natal.

. . .

Cualquier consulta, les recuerdo que pueden escribirme al correo que figura en mis datos (arriba a la derecha). Así, podremos convenir un asesoramiento mucho más personalizado. Bendiciones y feliz tránsito.

     

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...