30 de noviembre de 2017

Mercurio Retrógrado en Sagitario - Tiempo de pulir las saetas


Imagen web


El inquieto Mercurio entrará en su tercer fase retrógrada anual, y esta vez lo hará desde Sagitario; más precisamente, desde el grado 30°, es decir, el último grado del signo. Esto tendrá lugar a partir del domingo 03/12 hasta el viernes 22/12, donde se pondrá directo nuevamente hacia la noche. 

Podríamos tomar este tránsito, que ocurre todos los años, aunque en diferentes signos y, por ende, formando diferentes aspectos en la carta natal de cada quien; podríamos considerarlo, decía, como una oportunidad de revisar el impulso de nuestras palabras y pensamientos. ¿Qué los forma en nosotros? ¿Emociones mal canalizadas; deseos frustrados; necesidad de controlar o dominar las situaciones? 

Sería válido y muy interesante hacer el ejercicio de tomar nota mental o escrita de las palabras (y pensamientos) que utilizamos con mayor frecuencia. ¿Cuáles son? ¿Se consideran positivas, neutrales o negativas? ¿Cómo reacciona mi entorno ante ellas?... Un lindo trabajo para realizar de cara a las fiestas decembrinas, que siempre nos ayudan a remover lo que estaba estancado. 

Que esta retrogradación ocurra en el grado final del Centauro nos advierte de una potencia extra; una cualidad de búsqueda o desencuentro que, para muchos, tendrá un peso casi kármico. Lo importante será estar atentos en general a qué comunicamos, para qué lo hacemos, y si eso que estamos emitiendo, se transmite; pues, es causalidad, que el movimiento "hacia atrás" de este pequeño planeta ocurra el mismo día que la superluna llena en la polaridad Géminis-Sagitario.

Por supuesto, y rescatando algunas cuestiones válidas de la astrología tradicionalista, firmar papeles importantes, hacer trámites complejos, discutir temas peliagudos con hermanos, molestar por demás a los vecinos y lanzarse a viajes cortos (o largos) debería dejarse para las últimas semanas del mes, o ya para el 2018. Lo mismo vale para consultar a docentes o rendir exámenes; quienes decidan o deban hacerlo de todas formas, ármense de paciencia y apelen al viejo y fructífero camino del esfuerzo.
La excepción serían aquellas personas que ya tengan a Mercurio retrógrado en su carta natal.

. . .

Cualquier consulta, les recuerdo que pueden escribirme al correo que figura en mis datos (arriba a la derecha). Así, podremos convenir un asesoramiento mucho más personalizado. Bendiciones y feliz tránsito.

     

27 de noviembre de 2017

Taller de Sincronario Maya - Sellos y tonos



Tengo la alegría de compartir el lanzamiento de este increíble taller para todos aquellos que deseen contactar con la vibración del Tzolkin y comenzar un viaje de auto-descubrimiento. Los grupos son reducidos y la inscripción es hasta el jueves 30/11 inclusive (consultar disponibilidad). Se entregarán certificados de asistencia para los participantes.  

Esta es la fanpage del maravilloso espacio que nos abre las puertas: 

¡Los espero! 


22 de noviembre de 2017

Sol en Sagitario y la Abundancia de Akbal

Imagen web tomada de euroresidentes


Hoy a la madrugada, apenas unos minutos pasadas las doce, el Sol ingresó en Sagitario, e irá iluminando paulatinamente (si el Centauro no se desboca) las cualidades fogosas del noveno signo, según transcurra el calendario gregoriano de noviembre a diciembre. Sincrónicamente, en el Tzolkin (sagrada cuenta de los días en la visión maya) iniciamos también la Onda Encantada de Akbal, el sello de la Noche

Cotejando ambas informaciones celestes, que no han coincidido por mera casualidad, enseguida salta a la vista que el impulso confiado y avasallante de Sagitario hacia la conquista de ideales y metas exteriores se desentiende del llamado a la interiorización y auto-descubrimiento de la Noche. Uno, tiene todas las fichas puestas en el horizonte; mientras que, el otro, nos viene a recordar que es necesario revisar aquellos mundos deslindados sobre los cuales no ejercemos total control y, sin embargo, también dirigen nuestras vidas. 

No obstante, si analizamos más profundamente veremos que sí hay conexión entre ambas energías; y en más de un punto. Tanto la Noche como Sagitario se ocupan de la vibración de la abundancia, por ejemplo. La primera nos enseña que podemos hallarla y expandirla desde nuestro interior; el segundo, que se trata de una corriente universal que fluye infinitamente, con la soltura de un ancho río, siempre que confiemos en ello. 

También, la Noche rige el mundo onírico y los sueños en general, así como el idealista Centauro busca conquistar con la mente, la acción y/o la palabra aquellas tierras lejanas que muchas veces nos parecen imposibles; pero que, en realidad, no lo son. Y, en este punto, se integra el tránsito de Neptuno por Piscis que, (oh causalidad), se ha puesto directo para estas fechas.  

Por último, cabe destacar que, pese a lo que muchos sagitarianos nos demuestran por la vida con sus dogmas y charlas interminables, y que en esta época del año todos adquirimos un poco, para ser honestos, la virtud del noveno signo es, nada más y nada menos, que el Silencio; la retención de la palabra y el pensamiento que a diario se nos desbordan. De esta manera, vemos que ambos elementos sí confabulan, pues, sin quietud no hay recogimiento que nos haga correr los velos de nuestro mundo interior...

Feliz tránsito y a buscar en el interior aquello que deseamos ver plasmado en nuestras realidades. Si podemos soñarlo, podemos realizarlo.

    



10 de noviembre de 2017

Venus Intensa y Onda Encantada de Oc, el Perro



Ayer la Onda Encantada de Oc, el Perro, se puso en vigencia una vez más para que revisemos el nivel de amor en que vibramos, con el fin de regalarnos la trascendencia de una mejor comunicación con todo nuestro entorno, incluyendo la Naturaleza. No es casual que esta O.E. tenga lugar justo con el paso de Venus por el intenso y transformador signo de Escorpio; no nos quepan dudas de que las relaciones más próximas serán las que brindaran el motor de cambio para depurar los conceptos erróneos del Amor, y así reconocer el valor de quienes somos y de lo que nos merecemos.

La mente puede jugarnos una mala pasada, enredando las cosas que sentimos con conceptos y/o creencias que intentan vagamente definir lo que atravesamos para tranquilizarnos. Sin embargo, también es la mente quien se puede iluminar y brindarnos las herramientas que necesitamos para elucidar el camino. 

Dice una frase inspiradora: "para conseguir algo que nunca has tenido, debes hacer algo que nunca has hecho". Agregaría que, desarrollando actitudes mentales que sean más afines a nuestros proyectos de vida y al plan trazado del Alma, seremos capaces de crear la realidad que tanto anhelamos. Y lo mismo es válido para las relaciones que atraemos. 

Quizás suene duro a priori; pero siempre tenemos lo que nos merecemos.    

¡Feliz tránsito consciente!



8 de octubre de 2017

Júpiter en Escorpio 2017-2018: Resignificando la transformación

Imagen de Red Milenaria


A partir del 10/10/2017, y hasta el 08/11/2018 (BsAs), el dios regente y supremo juez del Olimpo descenderá a los infiernos, regidos por su hermano Hades/Plutón, para cumplir con su promesa cíclica y buscar en lo más profundo del Averno una verdad olvidada. ¿Cuál será? Sin dudas que las distintas sociedades, así como cada individuo, desenterrarán la suya propia; lo importante será no extraviarse en las corrientes del Estigia, que separa el mundo de los "vivos" del mundo de los "muertos". 

Júpiter, planeta masivo de nuestro Sistema Solar, es reconocido en astrología por su búsqueda de significado, su talante expansivo y generoso, y su capacidad integradora. No obstante, si recordamos al gran Zeus, su contraparte griega, debemos también mencionar una propensión a los excesos de todo tipo, una tendencia a abarcar más de lo que puede asimilar, y un afán por lo que considera "LA verdad", que puede llevarlo a adoptar posturas dogmáticas. 

Todos estos factores, -y otros más-, se combinarán con los extremos de la paleta escorpiana, porque si hay algo que el octavo signo desestima son los matices. De hecho, al ingresar en el elemento Agua, Júpiter no hallará respuestas a su optimismo y su liderazgo habituales; sino que, más bien, reverberarán aquellas cualidades intuitivas e introspectivas de su antiguo domicilio en Piscis (si bien ahora se lo considera regente único de Sagitario, durante la mayor parte de la historia astrológica tuvo, al mismo tiempo, su segundo hogar en los Peces).

Por lo tanto, dicho tránsito de casi trece meses en Escorpio nos llevará a una expansión diferente; habrá que ocuparse de profundizar en los abismos más hondos de nuestro Ser, rebuscando aquellas certezas deslustradas a las que sacarle nuevo brillo o descartar. Como signo regente de los sistemas excretor y urinario en el cuerpo físico, el arte de soltar lo tóxico y retener lo vital será uno de los puntos focales a desarrollar. Ya no podremos tragar el mismo veneno de siempre, solapar nuestros vicios u omitir el escape de energías vitales en actividades/relaciones sin atenernos a consecuencias internas que repercutirán en todos nuestros ámbitos. Escorpio y Plutón rigen los volcanes: si lo que acumulamos no beneficia el desarrollo íntegro de quienes somos, la erupción será inminente.       

Este movimiento celeste será propicio para recuperar el vínculo con nuestra Alma y su plan para esta vida; pero, primero, quizás haya que atravesar ciertas pruebas que revelarán cuán arraigada está nuestra fe en la abundancia, en la sabiduría divina, en la Unidad... ¿Queremos acceder a ciertos beneficios, desbloquear el flujo de dinero o proyectos? Entonces habrá que revisar si las creencias con las que nos definimos son válidas para la realidad que estamos intentando forjar. Júpiter, desde su rol de juez, no será tan permisivo en sus sentencias, mientras visite a Escorpio. 

En resumen, será un período muy nutritivo y enriquecedor para quien tenga el buen tino de saberlo aprovechar; eso sí, las riquezas no llegarán en todos los casos bajo la forma de bienes materiales. La necesidad de hallar un sentido trascendental a la existencia individual y social, de realizar nuestras ideas y experimentar, para ello, con intensidad las verdades recién adquiridas, o que nos acompañan desde hace tiempo, serán los motores más poderosos para una honesta transformación. 

. . .        

Quisiera hacer un breve apartado general para los doce signos; por supuesto, para una correcta búsqueda, se requiere de las preguntas adecuadas... 

(Nota: Recomiendo chequear tanto el signo solar, como el del Ascendente). 

Aries: ¿Qué retengo o me cuesta soltar para poder transformarme? ¿Qué es lo que no me perdono/perdono a los demás? 

Tauro: ¿Qué sentido profundo reside en mis vínculos? ¿Estoy dispuesto a ampliar mi mirada hacia un modo diferente de relacionarme?

Géminis: ¿Qué sentido tienen estas crisis que estoy atravesando? ¿Cuál es la verdadera utilidad/finalidad que puedo proveer a la sociedad?

Cáncer: ¿Puedo hallarle sentido a mi disfrute, y no hacerlo automáticamente? ¿Qué creencias acarreo sobre amar a alguien y sobre mi propia imagen? 

Leo: ¿Qué dogmas/creencias se me han pegado de mis ancestros o familia? ¿Puedo crear una nueva base individual con ellos, o necesito transformarlas?

Virgo: ¿Encuentro el sentido en las cosas prácticas del día a día? ¿Cómo puedo plasmar mi verdad trascendental en la calle, o en las relaciones fraternas? 

Libra: ¿Qué sentido le otorgo a mis bienes y a lo que tengo a disposición? ¿Están vigentes con mi propósito espiritual los valores morales a los que me atengo? 

Escorpio: ¿Cuál es la verdad más afín a mi propósito vital? ¿Cuál es el sentido más profundo de mi existencia al que puedo acceder, para llevarlo a mis decisiones?

Sagitario: ¿Qué sentido tiene la disolución/pérdida en mi vida? ¿Son mis sueños afines a mi verdad, o lo son a las verdades del mundo?

Capricornio: ¿Qué sentido le doy a la amistad y a los grupos? ¿Son mis proyectos a futuro coherentes con un sistema de creencias que me haga mejor ser humano?

Acuario: ¿Cuál es el verdadero sentido del éxito y el reconocimiento social para mí? ¿Es mi imagen pública/social consecuente con mi verdades personales?

Piscis: ¿Qué creencias/verdades necesito soltar, y cuáles transformar para lograr la realidad que anhelo? ¿Tengo la apertura mental necesaria para expandirme socialmente y triunfar?




   


27 de septiembre de 2017

De Ofiuco, constelaciones desplazadas y otros cuentos

Imagen tomada de Esoterismos.com


Hace dos días un reconocido periódico online de Buenos Aires sacó a relucir una noticia rancia; revisando, di con otra similar publicada dos años antes por un diario español. ¿Qué tienen en común? Ambas tocan muy de cerca algo que la enorme mayoría conocemos desde nuestra infancia: el signo del zodíaco al que pertenecemos
A raíz de varias dudas que recibí, y de que no son los primeros -ni únicos- medios en explotar el tema, decidí hacer un repaso sobre ciertas cuestiones. 

Vamos por partes...

Seguramente, alguna vez todos nos preguntamos por qué los signos estelares son doce, y no veinte o quince. Lo cierto es que podría escribirse todo un apartado con las razones; pero me limitaré a lo que quepa en esta entrada. Para empezar, en astrología hablamos de la eclíptica, que es el curso imaginario del Sol visto desde la Tierra (porque, claro está, no es la estrella quien se mueve). Dicha eclíptica tiene la particularidad de superponerse a doce constelaciones de las ochenta y ocho conocidas; entre ellas, una decimotercera llamada Ofiuco, el Serpentario

Ahora bien, ¿por qué no se tuvo en cuenta como signo? Existen múltiples suposiciones al respecto. La astrología es una ciencia muy antigua que hunde sus raíces en la rica cultura de la Mesopotamia. Sin embargo, no fue hasta el siglo V a.C. y de la mano de los griegos que se definió a la eclíptica en doce segmentos de 30°, conformando así los 360° de circunferencia. El número en cuestión fue escogido entre los conocedores porque esotéricamente representaba un nivel de perfección y culminación que superaba al del número diez. Para eruditos como Pitágoras y Platón (por mencionar los más conocidos) era un número clave. 

Ya con la llegada de los acontecimientos bíblicos, -y por mucho que a algunos les pese la alusión-, el simbolismo del 12 alcanzó absoluto protagonismo: doce eran las tribus de Israel; doce los profetas menores; doce los apóstoles elegidos; doce las legiones de ángeles a favor de Jesús; doce las puertas de Jerusalén... y las enumeraciones siguen. Por si fuera poco, a todo esto se sumarían los doce meses que el calendario romano llegó a establecer y que, a hoy día, seguimos utilizando, incluso sabiendo que no brinda la disposición más orgánica.  

Aclarada la elección del doce por sobre el trece, quisiera remarcar lo obvio: que este último no fue omitido sólo por superstición, como aseveran algunos redactores lanzados; sino porque, en contrapartida, el doce representaba una totalidad en varios sentidos, y era perfecto para la división espacio-temporal.  

Otra de las desinformaciones que circulan es la que habla de las "constelaciones desplazadas"; y la catalogo de "desinformación" no porque no sea verídico lo que se plantea, sino porque la redacción de la noticia parece más querer echar por tierra ciertos fundamentos de la astrología y la labor de los astrólogos, que explicar realmente de qué se trata el asunto, y por qué, en todo caso, se siguen respetando esos fundamentos.  

La precesión de los equinoccios es el movimiento retrógrado de los mismos puntos, y fue deducida por Hiparco de Nicea en el siglo II a.C. Básicamente, y para que se entienda, establece que el paso del Sol por una determinada constelación se repite con un leve corrimiento año tras año; lo que lleva, milenios de por medio, a trasladar los equinoccios de una formación de estrellas a otra. Por ejemplo: si el 0° de Aries coincide en determinado momento histórico con la Primavera, 2.160 años más tarde caerá en Piscis, y otros tantos después, en Acuario. La precesión de los equinoccios es lo que determina las diferentes Eras Astrológicas.

Entonces, ¿están corridas las fechas de inicio y culminación del paso del Sol por cada signo? La respuesta es un rotundo y astronómico sí; no obstante, es algo que no afecta para nada a la astrología que conocemos, puesto que la misma no se basa en la relación signo-constelación, sino en la cualidad energética de los espacios de 30° que conforman la eclíptica, arriba mencionados.      
Bruno Huber, reconocido en la materia, lo explica en su libro "Los signos del zodíaco. Reflexiones y meditaciones"

"Desde el principio, el área de influencia zodiacal de Aries no tuvo nada que ver con la constelación de estrellas fijas de Aries. El área de influencia era, y es aún hoy, el espacio por el que el Sol se desplaza tras pasar por el punto vernal [...]. La irradiación de las cualidades energéticas zodiacales no proviene de las constelaciones, sino de los signos, es decir, de esas secciones de 30° de la trayectoria del Sol que en la actualidad están desplazadas a la derecha (unos 30°) con respecto a las constelaciones del mismo nombre".
  
En conclusión, la astrología occidental seguirá rigiéndose por los doce signos tradicionales durante otro largo período (al menos, en mi caso y en el de aquellos colegas que mantengan la perspectiva). Para los que se preocupan de que su signo haya cambiado o no le corresponda más, sepan que no existe argumento astronómico que refute con seriedad las bases de la astrología antigua y moderna, más allá de los refritos periodísticos que no cesan  de causar confusión en su avidez de lectores y visitas.   

A continuación, dejo los links de ambas noticias:




Bendiciones y bella vida.





Referencias: Bruno Huber, "Los signos del zodíaco"; Jim Tester, "Historia de la astrología occidental"; www.espacoastrológico.org.        


20 de septiembre de 2017

Como es arriba, es abajo: Terremoto en México y un mensaje claro



Ayer publiqué una entrada sobre la Luna Nueva; resulta ser que, para la carta levantada el día de la Declaración de la Independencia de México (15-09-1810), la misma se dio en oposición casi exacta con Plutón natal (en los últimos grados de Piscis). Si bien la conjunción ocurrió varias horas después, -ya por la noche-, la cercanía entre Sol y Luna era lo suficientemente estrecha al momento del desastre como para no considerarla.     

¿Qué significa esto? Que, al menos en lo que respecta al segundo sismo, la lunación en ciernes fue protagonista y desencadenante del evento que viene poniendo en alerta al pueblo mexicano y a la humanidad toda. Vale aclarar que Plutón es asociado en astrología mundana, entre otras cosas, con las erupciones volcánicas y los terremotos; quizás, por haber estado ubicado en un signo doble como Piscis, el famoso volcán Popocatéptl también entró en erupción, casi en simultáneo con el sismo.   

Por si fuera poco, y recabando más pistas que reconstruyen el trasfondo celeste del suceso, también podemos ver que esta Luna Nueva formaría dos quincuncios -con Júpiter y Saturno natales-, y una cuadratura con nada menos que la imprevisible unión Urano-Neptuno, ubicada en el dibujo entre Sagitario y Capricornio. Las casas involucradas serían la I y Asc, la III, la IV y la IX.       

Precisamente en el artículo de ayer, mencionaba los "patrones repetitivos" y el "sanar viejas heridas" como cuestiones que se pondrían en relevancia con el novilunio virginiano (elemento Tierra), que se daba en oposición a Quirón en tránsito. Exacto: el mismo Quirón que está retrogradando luego de conjuntar al Plutón natal del país afectado. Esto me hace pensar en el simulacro que practicaban los habitantes, en memoria al terremoto del 19-09-1985, un par de horas antes.          

Si sumamos lo que México vivió sólo en el transcurso de este mes a lo que Puerto Rico y el sur de EEUU ya venían padeciendo con los huracanes, tendremos un rotundo indicio de que nuestro planeta está hablándonos; depende de nosotros con qué nivel de consciencia prestamos oídos a lo que tiene para decirnos. Si recibimos catástrofes naturales es, a nivel espiritual, la respuesta a aquellos actos egoístas que creemos permanecerán impunes.

Solidaridad y cooperación es lo que a nivel raza se nos está pidiendo a gritos. Aunque parezca simple o fútil, rezar una oración o sentir compasión por lo que atraviesan nuestros hermanos ya es dar un paso en pos de una consciencia más amplia de la realidad. Quienes pueden, prestan sus habilidades o desarrollan un plan para los damnificados; el resto, estaremos a la par con lo que podamos, que será igual de valioso si empezamos de adentro hacia afuera. 
Esta vez le tocó a Centroamérica; mañana, podría ser una porción del mundo de la que no estemos exentos. 


    
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...